La Reforma Universitaria de 1918, también llamada Reforma Universitaria de Córdoba, fue un movimiento estudiantil que se inició en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) en 1918, en principio liderado por Deodoro Roca y otros dirigentes estudiantiles, y cuyo Manifiesto fue proclamado el 21 de junio de 1918. Este movimiento trascendió el ámbito universitario y se extendió luego a las demás universidades del país y de América Latina.

La Reforma Universitaria dio origen a una amplia tendencia del activismo estudiantil integrada por agrupaciones de diversas vertientes ideológicas que se definen como reformistas. Entre sus principios se encuentran la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición. En 1918 había tres universidades nacionales argentinas (Buenos Aires, Córdoba y La Plata), y dos provinciales que entre 1920 y 1922 pasarían a ser nacionales: la de Tucumán y la del Litoral. A principios de siglo se habían fundado los primeros centros de estudiantes en la Universidad de Buenos Aires: en Medicina (1900), en Ingeniería (1903) y en Derecho (1905). La FUA (Federación Universitaria Argentina) se concretó en 1918, nucleando a las distintas federaciones y organizaciones estudiantiles de las diferentes universidades.​

En consonancia con los acontecimientos que vivía el país y el mundo, en junio de 1918 la juventud universitaria de Córdoba inició un movimiento por la genuina democratización de la enseñanza, que cosechó rápidamente la adhesión de todo el continente. Esta gesta es uno los puntos de partida de su entrada en la modernidad. La utopía universitaria del ’18 se anticipó medio siglo al “Mayo Francés” y extendió su influencia a todas las universidades argentinas y latinoamericanas, sobre todo en la relación con la comunidad, el desarrollo científico, y las bases del actual Sistema Universitario Nacional.

Dice Carlos Tonnermann Bernheim, en “La Reforma Universitaria de Córdoba”: “El Movimiento originado en Córdoba logró muy pronto propagarse a lo largo y ancho de América Latina, demostrando que constituía una respuesta a necesidades y circunstancias similares experimentadas en toda la región…”. “La clase media emergente fue, en realidad, la protagonista del Movimiento, en su afán por lograr acceso a la Universidad, hasta entonces controlada por la vieja oligarquía terrateniente y el clero. La Universidad aparecía, a los ojos de la nueva clase, como el canal capaz de permitir su ascenso político y social. De ahí que el Movimiento propugnaba por derribar los muros anacrónicos que hacían de la Universidad coto cerrado de las clases superiores…”

Sergio Bagú, al analizar la gestación del Movimiento en Argentina, sostiene que la Reforma Universitaria tiene su origen en la inmigración que a partir del sexto decenio del siglo XIX trastorna toda la subestructura económica del país y engendra una categoría social media: “La pequeña explotación rural, el pequeño comercio y la pequeña industria fueron el lugar de tránsito entre la clase obrera y la burguesía menor. El hijo del inmigrante, operada su emancipación económica, quiere trepar los peldaños del predominio político y cultural, se hace fuerza pujante de la oposición e ingresa a la Universidad. Otras de las grandes motivaciones de la Reforma fue abrir las posibilidades de acceso a las profesiones a los hijos de las capas sociales emergentes, rompiendo el monopolio ejercido por las clases superiores…”

Los principios fundamentales derivados de la Reforma Universitaria son:

  • Autonomía universitaria: política, docente y administrativa.
  • Autarquía financiera y presupuesto universitario.
  • Cogobierno y la elección de todos los mandatarios de la universidad por asambleas con representación de los profesores, de los estudiantes y de los egresados.
  • Extensión universitaria.
  • Acceso por concursos y periodicidad de las cátedras.
  • Libertad de cátedra, cátedra paralela y cátedra libre.
  • Gratuidad y acceso masivo.
  • Vinculación de docencia e investigación.
  • Inserción en la sociedad y rol de la universidad.
  • Solidaridad latinoamericana e internacional.
  • Unidad obrero-estudiantil.